Enseñanza Virtual

El nuevo docente que necesita la sociedad moderna debe ser un experto en aprender, no simplemente una persona con formación especializada en una disciplina.

 

LA RED COMO MEDIO DE ENSEÑANZA Y
APRENDIZAJE EN LA EDUCACIÓN SUPERIOR

Octavio Henao Álvarez Ph.D. - Profesor Universidad de Antioquia 

TABLA DE CONTENIDO

 

(12) QUÉ DEBEN SABER LOS DOCENTES SOBRE LA RED

 

El impacto potencial de la red en el sistema educativo es de una magnitud impredecible. El uso adecuado de este medio en la enseñanza exige a los docentes cierto nivel de conocimiento y habilidades. Harmon y Jones (1999) describen cinco niveles de utilización de la Red en el ámbito educativo:

  • Informativo: Este nivel lo ejemplifica el uso que hacen los docentes de la Red para proporcionar información a los estudiantes sobre el programa, los horarios, planes, actividades, asesorías, exámenes, listas, etc. La información de este tipo puede ser generada fácilmente por el docente o uno de sus asistentes, es relativamente estable y exige poco mantenimiento, requiere poco espacio y ancho de banda.
  • Suplementario: En este nivel se proporciona información a los alumnos sobre el contenido del curso, documentos, ejercicios, tareas, o proyectos. Un ejemplo típico sería una presentación en Power Point grabada como archivo HTML, y colocada en la Red para revisión de los estudiantes.
  • Esencial: En este nivel los estudiantes obtienen la mayoría o toda la información sobre el contenido del curso en la Red. La única posibilidad que tiene un alumno de lograr un buen rendimiento es acceder regularmente al curso a través de la Red.
  • Comunal: Aquí las clases se realizan de manera presencial o en-línea. Idealmente los mismos alumnos generan buena parte del contenido que se aborda en los cursos.
  • Inmersivo: En este nivel todo el contenido del curso y todas las interacciones ocurren en línea. No se trata del modelo tradicional de educación a distancia; es más bien una comunidad de aprendizaje virtual muy sofisticada, de corte constructivista.

 

Según Lowther, Jones, y Plants (2000), para utilizar eficientemente la Red como entorno didáctico, los docentes requieren las siguientes habilidades tecnológicas:

  • Manejo de archivos: Habilidad para identificar y acceder a archivos, carpetas, directorios, y diversas unidades como discos duros, CD-ROMs, DVDs, o Zips. Para conectar varias páginas o colocar un gráfico en una página es necesario localizar y mover archivos; para ubicar una página en la Red se requiere el acceso a un servidor y transferir archivos. Si un docente quiere ser capaz de crear autónomamente materiales didácticos en la Red debe poseer estas habilidades.
  • Creación y edición de gráficos: Habilidades para capturar, manipular, y modificar imágenes, manejar scanners y cámaras digitales, y utilizar programas para diseño gráfico. Los elementos gráficos son parte integral de una página en la Red. Aunque los docentes no tienen que ser artistas gráficos capaces de crear un producto comercial, sí necesitan una competencia básica en el manejo e incorporación de imágenes a la Red.
  • Apropiación de códigos: Habilidad para encontrar, analizar, y utilizar codificaciones existentes. Cuando alguien encuentra una página interesante en la Red puede mirar y examinar el código HTML en que fue escrita, y tratar de replicarla. Para esto se requiere cierto conocimiento del código HTML.
  • Creación de páginas: Habilidad para diseñar y desarrollar páginas utilizando el código HTML o un editor. Es importante que los docentes tengan cierta competencia básica para crear una página y colocarla en la red, aunque en muchas instituciones existan equipos de profesionales para tal fin.
  • Alfabetización visual: Habilidad para leer el mensaje de una imagen y crear composiciones visualmente agradables e interesantes. Una página bien diseñada es más fácil para examinar y utilizar.

 

Campbell (1999) considera que los siguientes marcos conceptuales pueden servir a los docentes como soporte para el diseño de ambientes de aprendizaje en la Red:

  1. Representaciones múltiples de la realidad: La reflexión y la curiosidad son componentes importantes en este enfoque. El alumno experimenta la realidad desde perspectivas diversas; sus valores y conocimientos cobran legitimidad.
  2. Tareas auténticas: Esta visión tiene como elementos claves la enseñanza anclada en contextos reales, la orientación cognitiva, los dominios afectivos y psicomotores, las tareas relacionadas con asuntos prácticos.
  3. Contextos y casos del mundo real: Este enfoque se basa en el pensamiento lateral, las historias de casos, la simulación de prácticas reales, el acceso a un tutor o facilitador experto.
  4. Fomento de prácticas reflexivas: En este marco conceptual los alumnos tienen acceso a facilitadores o expertos; se otorga importancia al proceso y a la interacción con otros; y se cuestiona la propia práctica.
  5. Construcción de conocimiento: En este enfoque son claves la interacción social, el aprendizaje situado, la adopción de puntos de vista diferentes, la solución de problemas, los esquemas conceptuales previos, las oportunidades para el diálogo, el conocimiento personal e incidental.
  6. Aprendizaje colaborativo: Este marco se caracteriza por el trabajo en pequeños grupos, la interdependencia, la negociación a través del diálogo, la enseñanza de habilidades sociales y comunicativas, la explicación a los compañeros, la creación de productos, los contenidos más complejos.

 

Un gran número de profesores universitarios están creando páginas en Internet para complementar y apoyar sus cursos presenciales de pregrado y postgrado, pero muchas de estas páginas presentan notorias deficiencias pedagógicas y técnicas. Este problema podría evitarse si los docentes tuvieran al menos una capacitación básica en el diseño, desarrollo, y mantenimiento de páginas en la Red. Según Maddux y Cummings (2000), empezar a crear una página sin ninguna planeación previa es un error.

 

Estos autores sugieren las siguientes preguntas para orientar la planeación de páginas en la Red relacionadas con un curso:

  1. ¿Qué elementos del curso se colocarán en la Red? Es posible incluir el programa, la lista de trabajos que deben entregar los alumnos, documentos para lectura, muestras de exámenes, soluciones y respuestas a problemas, acceso a un chat, notas de clase. Según los resultados de algunas encuestas, el elemento que más le interesa encontrar a los estudiantes en la Red son las notas de clase.
  2. ¿Cómo pueden los estudiantes que no tienen computador en la casa o conexión a Internet, acceder a los contenidos de un curso que se ofrecen a través de una página de la Red? En este caso deben recibir información sobre los laboratorios, aulas, bibliotecas, centros, o salas del campus universitario dotadas con computadores a las cuales pueden tener acceso, y los respectivos horarios de atención.
  3. ¿Qué tipo de ayuda se puede ofrecer a los estudiantes que no están familiarizados con Internet? Es recomendable elaborar algunos documentos o módulos escritos para familiarizar a los alumnos con el correo electrónico, los exploradores de la Red, los motores de búsqueda, y otra información básica sobre el funcionamiento de equipos y programas. Estos materiales se distribuyen al inicio del curso, y también pueden estar disponibles en el sitio de la Red. Los portales, sitios, y páginas de la Red son creados en un lenguaje de marcas o rótulos denominado HTML (hypertext markup language). Aunque este código es sencillo y fácil de aprender, se han desarrollado una serie de editores, comerciales y de dominio público, que permiten a un usuario con muy poco o ningún conocimiento de HTML diseñar una pagina para la Red. Un problema que puede presentarse eventualmente, es que cuando se despliega la página en un navegador su forma no coincida exactamente con la que el autor definió en el editor. Varios expertos opinan que un autor serio de páginas, aunque utilice editores, debe conocer las características básicas y avanzadas del HTML. Al respecto Meyers (1999) expone tres razones: (1) los códigos y estándares del HTML están cambiando a un ritmo más rápido que los editores; (2) todos los editores tienen características peculiares; (3) el uso de los editores más sofisticados requiere cierto conocimiento del HTML.

 

Maddux y Cummings (2000) proponen una serie de recomendaciones para mejorar la calidad pedagógica y técnica de las páginas que desarrollan los docentes para sus cursos:

  1. Todas las páginas deben contener:
    • El nombre completo y el logo de la universidad, instituto, centro o departamento; el nombre del curso, su abreviatura, código y semestre correspondiente; el nombre del docente.
    • Los créditos de todos los gráficos u otro material audiovisual utilizado en la página.
    • El URL de la página, la fecha de su última modificación, la dirección electrónica del docente, su teléfono y horario de oficina.
    • Un contador que registre el número de visitas. Este registro puede servir al docente para establecer si los estudiantes están abriendo la página.
    • Un enlace a la página principal del curso, y a la página de la institución sede.
  2. Las páginas principales (homepages) deben incluir:
    • Un párrafo que describa en forma breve y clara el propósito y los objetivos del curso.
    • Una explicación del significado e importancia del curso en el programa respectivo, sus prerrequisitos, y otra información administrativa relevante.
    • Una lista de los libros, documentos u otros materiales de apoyo necesarios.
    • Una descripción de los compromisos que asume el estudiante. Puede ser conveniente incluir un enlace a productos o proyectos de semestres anteriores.
    • Una explicación minuciosa de los criterios y procedimientos de evaluación.
    • Una lista de enlaces a otros sitios recomendados con información interesante para el curso.
    • Una lista de enlaces a sitios de organizaciones profesionales o académicas relacionadas con el curso.
  3. Cuando las páginas se puedan desplegar en varios formatos, deben hacer fácilmente visible y accesible esta opción al usuario.
  4. Como los navegadores pueden interpretar de manera diferente el HTML, los autores deben probar sus páginas al menos en algunos de los exploradores más utilizados, por ejemplo Netscape y Explorer.
  5. Es recomendable actualizar las páginas con alguna regularidad. Si los contenidos no cambian, los alumnos pueden perder interés en visitarlas.
  6. Para no desestimular la comunicación de los estudiantes, los profesores deben responder diligentemente a todos sus mensajes.
  7. A solicitud de los docentes, es conveniente que los alumnos hagan una evaluación de las páginas del curso.

 

 

ANTERIOR - SIGUIENTE

 

 
 
 

(c) 2003-2005 - ColegioVirtual.Org

CONTÁCTENOS - Resumen de Precios - Productos - Servicios - Secciones - Soporte - Directorio

Colegio Virtual - Un proyecto deEmprendedor.com